Siguiendo las pistas del trópico: La Niña ha llegado

Comparte con tus amigos

Las últimas observaciones oceánicas y atmosféricas en el océano Pacífico ecuatorial indican que se ha desarrollado por completo un evento La Niña, lo que ha sido confirmado por la NOAA, poniendo cierta alerta en los distintos servicios meteorológicos alrededor del mundo debido a las posibles repercusiones del fenómeno en los climas locales.

Repasemos cuáles fueron las observaciones que nos indican que La Niña se ha establecido y cuáles pueden ser los efectos en Chile de cara a la primavera, verano y el próximo otoño.

Enfriamiento evidente

Los datos de anomalía de temperatura superficial del mar (TSM) en el Pacífico ecuatorial muestran un claro enfriamiento (figura 1), principalmente en las regiones de El Niño 3.4, 3 y 1+2. Este enfriamiento en el Pacífico tropical es algo que se venía monitoreando hace ya varios meses y los modelos de pronóstico habían proyectado que La Niña llegaría durante nuestra primavera. En los últimos meses, en la zona de El Niño 3.4, las anomalías de TSM pasaron de -0.3ºC en junio y julio a -0.6ºC en agosto, lo que está por debajo del límite definido para declarar un evento La Niña (-0.5ºC).

Figura 1: Anomalías semanales (23 al 29 de agosto) de la temperatura superficial del mar. Fuente: CIIFEN.

Pero no sólo el océano ha dado la señal de que La Niña ha llegado, la atmósfera también. Recordemos que La Niña es la fase negativa de ENSO (El Niño Oscilación del Sur), un fenómeno acoplado entre el océano y la atmósfera, por lo que la atmósfera tiene mucho que decir al respecto. El Índice de Oscilación del Sur, que mide la diferencia de presión entre Darwin y Tahití, se ha mostrado positivo en los últimos meses, lo que significa que la presión ha estado más intensa en el lado oriental del Pacífico que en el lado occidental, tal como se espera durante un evento La Niña. En los últimos meses el IOS pasó de 4.2 en julio a 9.8 en agosto, encontrándose por sobre el umbral (IOS = 7) para considerarlo como un evento La Niña.

Si bien estos no son los únicos indicadores que se utilizan para monitorear el fenómeno, nos dan una idea de que tanto el océano como la atmósfera están mostrando consistentes señales de que La Niña ha llegado.

¿Hasta cuándo tendremos La Niña?

Con el evento declarado, quizás lo que debemos preguntarnos es hasta cuándo nos afectará. El pronóstico multimodelo de CPC/IRI (figura 2) indica que existe un 75% de probabilidad de que La Niña se mantenga durante nuestro verano (trimestre DEF) con una intensidad cercana a -1.0ºC de anomalía de TSM. Sin embargo, hacia el otoño del próximo año la probabilidad de que La Niña se mantenga decae rápidamente a casi un 40%, mientras que la probabilidad de una condición Neutral aumenta a un 50%. La figura 2 muestra el pronóstico probabilístico en barras azules para La Niña, grises para la condición Neutral y rojas para El Niño, para los siguientes trimestres.

Figura 2: Pronóstico probabilístico de El Niño/La Niña. Fuente IRI/CPC.

Esto significa que el fenómeno La Niña estará presente aproximadamente hasta marzo del próximo año, afectándonos durante toda nuestra primavera y verano.

Impactos de todo tipo

Durante la primavera el fenómeno El Niño/La Niña tiene una mayor influencia en las precipitaciones de la zona sur de Chile, alrededor de la región del Biobío. Las primaveras de La Niña suelen presentar un déficit de precipitaciones en el sur de Chile. Más hacia el verano, La Niña tiene un fuerte impacto en las precipitaciones altiplánicas. Durante los veranos La Niña, suele llover más de lo normal en el Altiplano chileno, en localidades como Putre o Visviri.

Si la costa de Perú y el norte de Chile mantienen el enfriamiento, también es posible observar anomalías negativas (bajo lo normal) de temperatura en las ciudades costeras de la zona norte de Chile.

Una mirada a la primavera nos presenta el pronóstico estacional del trimestre Septiembre-Octubre-Noviembre. El pronóstico de precipitaciones muestra que se espera una condición Bajo lo Normal en la zona centro-sur de Chile, muy de la mano con lo que se espera bajo una condición La Niña. Lo mismo con respecto a las temperaturas en la costa, principalmente del norte de Chile.

Figura 3: Pronóstico estacional para el trimestre SON, de precipitaciones, temperatura mínima y temperatura máxima.

Habrá que estar atento a los próximos pronósticos climáticos para seguir bien de cerca los posibles impactos que La Niña tendrá en las precipitaciones y temperatura de Chile.

 

Escrito por: Diego Campos. Editor: Manuel Olivares

 

Revisa el boletín de pronóstico estacional, con toda la información para el próximo trimestre, AQUÍ.

Diego Campos

Meteorólogo, Oficina de Servicios Climatológicos

You may also like...

1 Response

  1. 17/09/2020

    […] con el desarrollo del fenómeno de La Niña durante los próximos meses. Tal como explicamos en esta nota, este fenómeno ha sido oficialmente declarado por NOAA hace unos días y sus consecuencias en […]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *