Primavera seca, calentamiento estratosférico y pronóstico estacional

Comparte con tus amigos

¿Primavera seca o lluviosa?. Esa era la disyuntiva sobre cómo se comportaría el último periodo de precipitaciones importantes del año en el centro-sur de Chile. Mientras los pronósticos de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) indicaban altas probabilidades de una primavera más seca de lo normal, especialistas de otras instituciones optaban por darle mayor chance a condiciones de lluvias sobre lo normal. Pero finalmente ¿qué fue lo que sucedió?. Revisa nuestro artículo.

El pronóstico para la primavera partió con algunas controversias entre los diferentes pronosticadores de escala estacional. Tal como indicamos en esta publicación, algunos investigadores predecían una lluviosa temporada (ver figura); el pronóstico oficial de la DMC indicaba todo lo contrario: la sequía invernal continuaría durante el trimestre primaveral.

Noticias sobre la primavera Lluviosa. Fuente: Presentación Pronóstico Estacional. Octubre 2019. Descarga aquí.

Las razones para tan disímil pronóstico se enfocaban en la aparición, y potenciales efectos, de un invitado poco usual para nuestro Hemisferio: el calentamiento estratosférico polar súbito.  Éste, comenzó a experimentarse sobre la estratósfera del Hemisferio Sur durante los primeros días de septiembre y de acuerdo a las hipótesis planteadas, implicaría mayor inestabilidad y una incursión de actividad frontal hacia nuestro país, aumentando las lluvias primaverales especialmente en la zona sur.

El origen de dicha hipótesis estaba principalmente asociado a lo experimentado durante la primavera del año 2002. Ese año también ocurrió un evento de similares características sobre la estratósfera polar, produciendo una primavera altamente lluviosa en el sur del país. Por lo tanto, si esto ya había ocurrido, era probable que para esta primavera, la relación volviese a repetirse, ¿cierto?. Sin embargo, el resumen de primavera fue indiscutible… ya lo veremos más adelante. 

Tal como indicamos en nuestra publicación sobre el calentamiento estratosférico, algo importante a considerar en el potencial efecto de dicho fenómeno es que durante la primavera de 2002 vivimos un evento de El Niño de gran intensidad. Esto no permitía extraer ni separar la señal del calentamiento de la estratósfera del efecto de El Niño, lo que a su vez ponía en duda que esta fuese la causa del exceso de precipitaciones de dicho año. Nuestra opinión como meteorólogos fue que dicha primavera fue más lluviosa de lo normal principalmente debido al evento de El Niño y no al calentamiento estratosférico súbito (página 27 de la presentación de octubre).

Pronóstico de la Dirección Meteorológica de Chile

Como ustedes saben, mes a mes, la DMC, emite un pronóstico de precipitación para los próximos tres meses. En particular, el pronóstico emitido en Agosto para el trimestre Septiembre-Octubre-Noviembre indicaba altas probabilidades de un trimestre normal o más seco de lo normal en gran parte del país, con contadas excepciones en la región austral, tal como se ve en la siguiente figura y en nuestra publicación sobre ¿Qué esperar de la Primavera?.

Pronóstico Estacional emitido el 29 de Agosto, para el trimestre de primavera (Septiembre-Octubre-Noviembre) de 2019. Puedes revisar la publicación haciendo clic aquí.

Y efectivamente el patrón de déficit de lluvia fue muy similar al pronosticado. Por ejemplo, entre la Región Metropolitana y la Región de Los Lagos, en donde el pronóstico indicaba condiciones deficitarias para el trimestre, las principales ciudades registraron precipitaciones bajo el rango normal. En Santiago, Curicó y Chillán llovió cerca de un 70% menos de lo normal, mientras que, en la zona sur, los déficit oscilaron entre 25 y 50%, equivalente a 100 y 200 mm menos de lo esperado. Nuestros modelos de pronóstico fueron consistentes con el patrón de déficit de lluvia en gran parte del país.

La principal razón de la gran ausencia de precipitaciones esta primavera está relacionada al casi inalterable patrón atmosférico del Pacífico Sur durante este 2019. La mayor parte de la depresiones frontales estuvieron completamente desplazas hacia la región polar, permitiendo mayores niveles de estabilidad sobre las regiones al norte del polo. El déficit de lluvias de la primavera, en el que el calentamiento estratosférico súbito no parece haber tenido efecto alguno, nos demuestra lo complejo de nuestra meteorología y extrapolar eventos puntuales y únicos a consecuencias generales. 

Anomalías de precipitación de la primavera 2019, es decir, lluvia observada menos la media climatológica. A la izquierda, déficit en porcentaje y a la derecha en milímetros.

 

 

Escrito por: José Vicencio. Editor: Catalina Cortés. Periodista: Paz Galindo.

Referencias

  1. Boletín de Pronóstico Subestacional y Estacional de Agosto y Septiembre de 2019.
  2. Datos de precipitación proveniente del monitoreo climático de la Dirección Meteorológica de Chile.

José Vicencio

Meteorólogo, perteneciente a la Oficina de Servicios Climatológicos de la Dirección Meteorológica de Chile. Revisa mis publicaciones aquí .

You may also like...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *