Terral: El cálido viento que viene desde la Cordillera

Comparte con tus amigos

¿Temperaturas sobre 30°C en invierno?. En estos nublados y fríos días se nos hace difícil pensar en temperaturas tan altas. Pero estos valores, que parecen del pleno verano, se registraron el miércoles 19 de junio, con temperaturas típicas del pleno verano en los valles interiores del norte chico de nuestro país. Pero… ¿Cómo pueden llegar a subir “tanto” las temperaturas en el invierno?. Aquí una pista, a ver si adivinan: Qué silva sin boca, qué corre sin pies, que te sopla a los ojos y tú no lo ves.

Gran expectación generó en la población este considerable aumento en las temperaturas, convirtiendo al día 19 de junio en un día prácticamente veraniego. Sin duda, llamó la atención puesto que ese día estábamos ad portas del inicio del invierno astronómico. En uno de nuestros artículos anteriores, ya les comentábamos que existe un fenómeno meteorológico con el que convivimos día a día y que tiene diferentes efectos en nuestro país, dependiendo de la etapa de desarrollo en la que se encuentre. Este fenómeno es la famosa Baja Costera y que generalmente asociamos a esa nube que ingresa a los valles a cubrirnos de humedad. Sin embargo, la baja costera trae consigo un incremento importante de los vientos del este, la subsidencia y los cielos despejados. En el siguiente video, se aprecia la intensidad que puede alcanzar este intenso viento y que incluso puede superar los 60 Km/h.

Evidencia de viento Terral en la ciudad de Vicuña, Provincia de Elqui, a las 10:05 horas del día 19 de junio de 2019. Fuente: Twitter @Exploraelqui

El viento y la Baja

Estos vientos, particularmente intensos en la precordillera, tienen su origen en la formación de la baja costera, justo frente a la zona de Atacama y Coquimbo. Cuando un sistema de alta presión cruza por nuestro país, el flujo de aire proveniente desde Argentina se ve bloqueado por la gran muralla que es la Cordillera de Los Andes, inhibiendo su paso. En nuestro país, el aire sigue circulando y “saliendo” hacia el mar, por lo que se genera un desbalance importante: no ingresa nada de aire desde el este, pero sigue saliendo aire de nuestras costas.

Por supuesto que la atmósfera no dejará que nos quedemos “sin aire“, y en la formación de esta depresión (en la figura, la “B” de color gris frente a La Serena), el aire comienza a ser extraído desde “arriba”. En este proceso, conocido como subsidencia, el aire desciende desde la troposfera media y se calienta (además, se seca), aumentando la estabilidad y eliminando cualquier formación nubosa cerca de la superficie (en la figura, las flechas de color naranjo intenso). En la ladera de la cordillera Chilena, este aire caliente y seco se canaliza valle abajo y además se intensifica, lo que explica que podemos alcanzar intensidades de vientos muy grandes (flechas naranjas). Mientras más abajo llegue este viento, más caliente será, elevando la temperatura. 

El viento del Este intensificado recibe diferentes nombres de acuerdo a la zona geográfica donde se produzca. Si ocurre en la Región de Coquimbo o Atacama lo llamamos Terral, si es en el Cajón del Maipo (o en la Región Metropolitana) se le llama viento Raco y en la zona sur (especialmente en Biobío y Araucanía) se le conoce como viento Puelche.

Esquema de la circulación producida durante eventos de aumento de temperaturas asociado al viento Terral. La imagen corresponde a la zona de Atacama y Coquimbo.

Cuando tenemos la presencia de este tipo de viento, que puede ser en cualquier período del día, generalmente se produce un aumento brusco de la temperatura de la zona afectada, pudiendo ascender hasta 10°C en cosa de minutos. Bajo esta condición, el cielo se mantiene mayormente despejado. Es muy común que esta situación se presente durante los meses de invierno en la zona central, entre las regiones de Coquimbo y del Maule, mientras que durante el verano se mueve más al sur, registrándose principalmente en Bío Bío y La Araucanía.

Altas temperaturas invernales

Para verificar si durante el día 19 de junio estuvo presente el viento del Este en esta región del país, una de las herramientas valiosas son las estaciones meteorológicas automáticas (nuestras queridas EMAs, que puedes visualizar aquí) ubicadas en la zona del suceso.

Veamos lo que sucede con dos puntos de Coquimbo: Vicuña, en el Valle del Elqui, y Ovalle, en el Limarí. En la gráfica inferior se aprecia como la temperatura en ambas ciudades era muy similar antes de las 2 AM, oscilando en torno a los 10°C. En Vicuña, se incrementa la temperatura rápidamente a partir de las 2 AM, mientras en Ovalle la caída de la temperatura tiene el comportamiento normal de cualquier noche despejada, alcanzando un mínimo poco después del amanecer. A esa hora, el viento ya era bastante intenso en Vicuña, superando los 40 Km/h con peaks de hasta 60 Km/h y una temperatura de 23°C, casi 15°C más que los vecinos de Ovalle.

Durante el transcurso del día, la diferencia de temperatura se hace menos importante. Por un lado, Vicuña recibe directamente el flujo del este descendente y el termómetro se dispara. En el caso de Ovalle, no se aprecia un incremento de la intensidad del viento, pero la subsidencia está presente de todas formas, elevando las temperaturas.

Gráficos de la evolución del viento y temperatura durante el día 19 de junio de 2019 en las ciudades de Vicuña (color rojo) y Ovalle (color verde).

Esto no fue algo local, si no que se repitió en casi todo Atacama y Coquimbo, con máximas que superaron los 30°C, Por ejemplo, en Copiapó llegaron a los 34.1°C y en Vallenar alcanzaron los 34.7°C. Un poco más al sur, en la región de Coquimbo las máximas del día fueron de 33.5°C en Vicuña, 30.5°C en Ovalle y hacia el sur de la región a 31.3°C en Combarbalá. Podrías pensar que estas temperaturas son normales para estas ciudades, pero la verdad es que para el caso de Atacama, la máxima registrada el día 19 de junio es la más alta del año, incluido el verano recién pasado, lo que nos da una idea de lo anormal de la situación.

Las imágenes de satélite de este día nos muestran los cielos despejados, tanto en costa como valles, desde el sur de la Región de Atacama y toda la Región de Coquimbo, signos claros de la gran estabilidad y secamiento de la atmósfera de esta zona. El océano se ve claramente en la foto satelital, denotando que el flujo costas afuera está presente. Las nubes en total ausencia, excepto algo de cirrus (al sur de la imagen) que no tienen mayores efectos en superficie.

Una vez más nos encontramos con el efecto de la presencia de la cordillera de Los Andes en la circulación de nuestro país, algo que habíamos discutido en una publicación anterior pero con las lluvias. La presencia de esta enorme muralla impide el ingreso de aire desde Argentina, desencadenando una gran cantidad de mecanismos atmosféricos que sentimos con altas temperaturas y vientos fuertes.

Ya lo sabes, si planeas un viaje por los valles de Atacama y Coquimbo podrías experimentar el Terral, con los claros signos de vientos intensos y altas temperaturas, ideal para escapar del frío del invierno.

Escrito por: Juan Crespo. Editor: Manuel Olivares y José Vicencio. Periodista: Paz Galindo.

 

Información para esta publicación:

– Garreaud, Rutllant y Fuenzalida: Coastal lows along the Subtropical west coast of South America: Mean structure and evolution. Monthly Weather Review, 2002.

– Garreaud y Rutllant: Coastal lows along the Subtropical west coast of South America: Numerical simulation of a typical case. Monthly Weather Review, 2003.

– Garreaud y Muñoz: The low-level jet off the west coast of Subtropical South America: Structure and variability. Monthly Weather Review, 2005.

– Rutllant y Garreaud: Episodes of strong flow down the western slope of the Subtropical Andes. Monthly Weather Review, 2004.

 

Juan Crespo

Meteorólogo perteneciente a la oficina de Servicios Climatológicos de la Dirección Meteorológica de Chile.

You may also like...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *