Siguiendo las pistas del Trópico: Los umbrales de El Niño

Comparte con tus amigos

Como les hemos contado desde hace varios meses, el Océano Pacífico Ecuatorial viene calentándose lento pero seguro. Poco a poco, se empieza a conformar lo que probablemente sea el próximo evento de El Niño, situación que no se presentaba desde fines de 2014 cuando “apareció” el famoso Niño Godzilla.

Los meteorólogos miramos con atención lo que pasa en el Océano Pacífico Ecuatorial, específicamente una región conocida como Niño 3.4 que, como se ve en la figura, está en “el medio del Pacífico”.

La región más especial del mundo: Región Niño 3.4.

Pero, ¿por qué es tan especial?. Una gran cantidad de estudios demuestran que cuando hay cambios importantes en la temperatura superficial del agua del mar en esta zona, el resto del mundo siente las consecuencias. Esto sucede prácticamente en todas las épocas del año, denotando la importancia de su monitoreo.

El umbral de El Niño

Ahora bien, no cualquier calentamiento es suficiente para que el mundo prenda las alarmas. Para que esto suceda, los centros internacionales de pronóstico han definido un valor de anomalía de Temperatura Superficial del Mar (TSM) que es crítico para saber cuando es un calentamiento pasajero y cuando es uno que se convertirá en un evento importante. Estas son dos de una serie de definiciones según los centros internacionales:

  • La NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), de Estados Unidos, ha definido a nivel operacional que se requiere que las anomalías promedio de tres meses consecutivos superen los +0.5°C sobre lo normal.
  • En Australia, POAMA define que un evento de El Niño se conforma cuando se superan los +0.8°C sobre lo normal, pero además, el Índice de Oscilación del Sur (IOS) debe estar en valores menores a -8. No son tan claros en decir por cuanto tiempo deben permanecer estas anomalías.

En ciertas ocasiones bien particulares se han presentado eventos de El Niño que no cumplen con la definición “canónica” o clásica, particularmente aquellos eventos que se desarrollan a lo largo de la costa Oeste de Sudamérica. Esto sucedió durante el verano de 2018; mientras en el Pacífico Central se estaba terminando un evento de La Niña, la costa Peruana recibía el embate de un evento particularmente extraño e intenso: El Niño costero.

¿Cuándo llegará El Niño?

Para responder esta pregunta, veamos cómo van las anomalías mensuales de TSM en la Región Niño 3.4. En la siguiente figura es posible apreciar qué tan cálida ha estado esta zona respecto a lo normal desde enero hasta noviembre de 2018. 

Anomalías mensuales de TSM (en °C) en la Región 3.4 del Pacífico Central, según datos de NOAA. El dato de Noviembre se estimó a partir de los datos semanales, ya que aún no se disponía de la información al momento de escribir esta publicación.

Si nos enfocamos en lo que NOAA establece como regla operativa y que además es uno de los más aceptados internacionalmente, vemos que  estamos casi cumpliendo la regla de 3 meses consecutivos con anomalías de TSM sobre +0.5°C, puesto que Octubre y Noviembre han superado este umbral. Diciembre será el mes decisivo y por lo que se aprecia en el océano, el calentamiento continuará: La energía sumbarina que propicia este incremento en las temperaturas continuará las próximas semanas/ meses, por lo que es altamente probable que este mes del año complete el trimestre sobre el umbral.

Los modelos internacionales son también bastante claros: hay casi un 80% de probabilidades de que El Niño sea declarado durante cualquier mes de este trimestre de Noviembre, Diciembre y Enero (NDE) y esas probabilidades, si bien bajan un poco para el verano, se mantienen como las de mayor chance entre las tres categorías de aquí hasta el Otoño de 2019.

Probabilidades de El Niño para Diciembre-Enero-Febrero, según el pronóstico de IRI-CPC de principios de Noviembre de 2018.

En conclusión, El Niño ya está casi formado y es altamente probable que muy pronto sea declarado oficialmente por las instituciones internacionales que lo monitorean y pronostican. 

Nosotros en Chile estamos atentos a las posibles teleconexiones y efectos en las lluvias y temperatura que se puedan producir durante los próximos meses, a través de la emisión -a mediados de cada mes- del pronóstico estacional de consenso para los próximos tres meses. El pronóstico para el verano 2018-2019 estará disponible el 15 de diciembre.

José Vicencio

Meteorólogo, perteneciente a la Oficina de Servicios Climatológicos de la Dirección Meteorológica de Chile. Revisa mis publicaciones aquí .

You may also like...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *