Antártica: El lugar más frío del planeta

Comparte con tus amigos

Es sabido que en la Antártica, también conocida como el “Continente Blanco”, se registran temperaturas extremadamente bajas durante la noche polar (temporada de invierno), especialmente entre julio y agosto, pero ¿qué tan frías pueden llegar a ser en este periodo? ¿pueden llegar a los -100°C?

Hace algunos días se publicó un estudio sobre las temperaturas más frías que se han registrado en la Antártica entre los años 2004 y 2016, pero no  por estaciones meteorológicas, si no que medidas a través del instrumento MODIS a bordo del satélite Terra y Aqua de la NASA, así como también datos de instrumentos a bordo de los Satélites Ambientales de Órbita Polar de la NOAA, los que entregaron impresionantes registros que nos dejaron congelados a todos.

Estos satélites miden la temperatura del suelo (superficie cubierta por nieve), encontrando que la temperatura en algunos puntos de la Antártica llegan casi a los -100ºC, especialmente en un sector conocido como Meseta Antártica Oriental, cercana al polo sur.

Esta temperatura superficial no es la temperatura del aire que regularmente medimos los meteorólogos en una estación meteorológica, por lo que los investigadores se dieron el trabajo de contrastar los datos satelitales de temperatura de suelo con las escasas estaciones meteorológicas que hay en el continente blanco. De esta forma, lograron determinar que la temperatura del aire a 2 metros de altura es aproximadamente 4ºC más alta que la registrada en superficie. Tal como se ve en la figura, el 23 de julio del 2004 se midió -98.6°C a nivel de suelo, lo que equivale a unos sorprendentes -94°C a nivel de una estación meteorológica, es decir, a 2 metros de altura.

Estas condiciones extremas de temperatura fueron registradas en pequeñas cuencas que se ubican en esta zona de la Antártica Oriental por encima de los 3.800 metros de elevación, en días de cielos limpios y despejados de forma persistente, que permiten la constate perdida de calor, además de la presencia de aire extremadamente seco y viento suave.

Cuencas presentes en la meseta Antártica oriental, la cual tiene una extensión del tamaño de Australia, en donde se encuentran pocas bases e instrumentos. Créditos: Ted Scambos/NSIDC y CU Boulder.

Ahora bien, el récord histórico de temperatura más baja medida alguna vez en el planeta lo tiene Vostok, una estación rusa ubicada cerca del Polo Sur y muy cerca también de la Meseta Antártica Oriental: en ese lugar, el 21 de julio de 1983, la temperatura llegó al extremo de -89.2°C. Si bien los -94°C estimados por satélites corresponden a datos muy confiables, el récord de Vostok continuará por ahora siendo la temperatura medida oficialmente como la más baja, al menos en el registro que lleva constantemente la Organización Meteorológica Mundial (OMM). 

Los datos de satélite y el enorme avance de los últimos años nos permiten, poco a poco, comenzar a ver aspectos de nuestro clima desconocidos hasta ahora, especialmente en lugares tan recónditos como la Antártica, en donde las mediciones son extremadamente escasas. Los satélites se vuelven un excelente complemento a las mediciones in situ realizada por las estaciones meteorológicas. 

Escrito por: Manuel Olivares. Editor: Ricardo Vasquez. Periodista: Paz Galindo.

Información de esta publicación

Nota: La diferencia de 4ºC entre la temperatura de la superficie y el aire en 2 metros, se obtuvo luego de la comparación entre varias mediciones y en distintos puntos, siendo este valor una media de los gradientes de temperatura encontrados.

Manuel Olivares

Meteorólogo, perteneciente a la Oficina de Estudios Meteorológicos de la Dirección Meteorológica de Chile.

You may also like...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *