El invierno meteorológico ya comenzó

Comparte con tus amigos

Hoy 21 de junio se dio inicio a la estación de Invierno en el Hemisferio Sur y al Verano en el Hemisferio Norte. Aunque para ser más exactos, a este concepto debemos agregarle un apellido: la palabra “astronómico”. A nivel climático, los meteorólogos de todo el mundo usamos una convención diferente; en el mundo de la ciencias atmosféricas el invierno meteorológico comenzó el pasado 1 de junio y terminará el próximo 31 de agosto.

El solsticio de invierno, para el Hemisferio Sur y para Chile (solsticio de verano para países al norte de Ecuador), que da inicio al invierno astronómico se produjo hoy a las 06:07 AM. Esto está dado por el movimiento de la Tierra alrededor del Sol (traslación), sumado a que el eje de nuestro planeta está inclinado respecto al plano solar. Entonces todos los años alrededor del 20 o 21 de junio, los rayos solares caen de manera completamente perpendicular a la superficie en el Trópico de Cáncer (Hemisferio Norte). Tal como se ve en la figura al lado izquierdo, el Hemisferio Norte está recibiendo de manera más directa los rayos solares durante estas fechas, a diferencia de nosotros en el Hemisferio Sur. Si una persona en La Habana intenta buscar su sombra a mediodía, no la podrá encontrar. 

La época más fría del año

La gran diferencia entre el invierno y el verano, es que el invierno es la época más fría del año. Muchas veces se piensa que este cambio tiene que ver con la distancia entre la Tierra y el Sol, pero la verdad es que esta distancia varía bastante poco durante el año. 

La cantidad de energía que llega al tope de la atmósfera es prácticamente la misma en verano y en invierno. La cosa es que como nuestro planeta es una esfera, esa misma energía debe ser utilizada para calentar áreas de superficie distintas dependiendo de la época del año. El ejemplo de las linternas en la figura inferior ilustra esta situación.

Cuando estamos en verano, el Hemisferio Sur recibe la radiación de manera más perpendicular que en el invierno. Esto genera que en el primer caso, el calentamiento de la superficie sea más eficiente que en el caso de invierno, en donde el ángulo con que llega esa radiación produce que el Sol deba usar la misma energía en un área mayor, y como consecuencia la superficie se calienta mucho menos.

Como la Tierra también se traslada, los rayos solares no llegan de manera directa al mismo lugar todo el año y vemos una especie de “desplazamiento” norte a sur. Esto produce que los sistemas meteorológicos también se desplacen siguiendo este camino realizado por el Sol: en invierno los frentes se desplazan más al norte, la zona de convección del trópico también y el frío polar llega con mayor facilidad a las regiones subtropicales. En verano, la situación es la opuesta.

No todo es inmediato

Si la reacción de la atmósfera fuese inmediata, el 21 de junio sería exactamente la mitad del invierno meteorológico, ya que la radiación del Sol está lo más inclinada respecto a la superficie sobre el Hemisferio Sur que en cualquier otra época del año y, por tanto, sería el periodo más frío del año. Sin embargo, nuestra atmósfera sufre de inercia: su reacción es más lenta. Es como cuando vas en un auto y el conductor frena bruscamente, tu cuerpo continúa a la velocidad a la que ibas antes del frenazo, lo que provoca que te muevas hacia adelante (¡y por eso hay que usar siempre el cinturón de seguridad!).

Esto genera un retraso en los movimientos de los sistemas meteorológicos. En nuestro Hemisferio, las zonas de aire frío y los frentes llegan lo más al norte posible, en promedio, varias semanas después del inicio del invierno astronómico. Particularmente, julio es en casi todo nuestro Hemisferio e incluido Chile, el mes más frío del año. 

Conociendo este proceso, los meteorólogos del mundo usamos el trimestre junio-julio-agosto (JJA) como la estación de invierno, y a julio como su  mes central. Así, en climatología solemos usar al trimestre JJA para nuestros análisis de invierno.

Seguir el camino del Sol y su efecto en la superficie es la clave, y dado que hoy en la madrugada se produjo el solsticio de Invierno, las horas de sol comenzaran a aumentar con el pasar de los días. Pero debemos tener presente que nuestra atmósfera todavía está reaccionado lentamente a esto. Para los amantes de la lluvia y el frío, tranquilidad, aún queda mucho invierno por delante.

José Vicencio

Meteorólogo, perteneciente a la Oficina de Servicios Climatológicos de la Dirección Meteorológica de Chile. Revisa mis publicaciones aquí .

You may also like...

1 Response

  1. 29/06/2018

    […] de mencionar que a nivel climático usamos el concepto de invierno meteorológico, que comienza el 1 de junio y termina a el 31 de agosto y difiere en unas cuantas semanas del invierno […]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *