¡El calentamiento global se detuvo!

Comparte con tus amigos

Sí, leíste bien. Tras analizar una nueva base de datos, un grupo de científicos se encontró con una sorpresa: al parecer el calentamiento global se detuvo, la temperatura media mundial dejó de aumentar, contradiciendo todo lo que sabemos sobre cambio climático. Creemos que esto es parte de la variabilidad climática asociada a… ¡una broma del día de los inocentes!

** Artículo publicado el 28 de diciembre durante el periodo de marcha blanca de Meteochile Blog **

Aunque sea una broma, sería bastante bueno que el calentamiento global se hubiese detenido. La temperatura media del planeta aumenta rápidamente, año tras año, principalmente por causa de los gases de efecto invernadero (GEI) que emitimos de manera descontrolada a la atmósfera desde la revolución industrial. La idea esencial es que a mayor GEI en la atmósfera, mayor es la temperatura del planeta.

Retrocedamos un poco

Hace sólo un par de años, este tipo de titulares se tomó las portadas de los medios sensacionalistas, y no como una broma. Y es que el cambio climático, a pesar de contar  con un consenso científico, siempre ha generado grandes discusiones. Durante algunos años los científicos, sobre todo los dedicados al clima, se mantuvieron inquietos y algo desconcertados respecto de la tendencia de la temperatura media global, dado que, posterior al año 1998 la temperatura parecía no seguir aumentando, pese a que las emisiones de GEI continuaban incrementándose.

Según lo publicado en el 5to informe del IPCC (año 2013), este Panel de Expertos que se reúne cada cierto tiempo para evaluar el estado del cambio climático, la tendencia de la temperatura durante 1951-2012 fue de 0.12 °C/década, es decir; que en 10 años la temperatura subió 0.12°C. Sin embargo, al final del periodo entre 1998 y 2012 el aumento fue de 0.05 °C/década, es decir, la temperatura seguía aumentando, pero de manera más lenta que antes y mucho menor a lo que se esperaba. A esta desaceleración en el calentamiento se le llamó el “hiato del calentamiento global”. Aunque el término “hiato” no es una pausa o interrupción en el calentamiento, se utilizó para destacar dicho período de tiempo.

En colores, se aprecia la evolución temperatura media global destacando el período del hiato, pese a que la cantidad de GEI en la atmósfera continúa aumentando.

No obstante, lo que encendió las alarmas en todo el mundo fue que pese a que no hemos dejado de emitir GEI a la atmósfera y estos son la principal causa del calentamiento, ¿por qué, de repente, dejamos de presenciar un aumento en la temperatura del planeta?

Trump vs. Di Caprio

Esta especie de conflicto climático generó dos bandos que se enfrentaron tanto por intereses puramente científicos como también por motivos económicos y medio ambientales. Por un lado, estaban los escépticos del cambio climático o negacionistas, como Donald Trump, quienes con el hiato tuvieron argumentos para defender el uso de los combustibles fósiles, puesto que el CO2 (un GEI) ya “no estaba siendo” el principal responsable del calentamiento global y, por ende, ya no era necesario reducir las emisiones.

En la otra vereda, estaban los defensores del medio ambiente, como Leonardo Di Caprio o Al Gore, quienes mantenían la postura de que el cambio climático sí existía y que las emisiones de GEI eran las responsables del aumento de temperatura global, tal como lo indicaba el IPCC y la comunidad científica en general, a pesar del hiato.

Este contraste de ideas hizo que la opinión pública se polarizara y los acuerdos políticos resultaran más difíciles de alcanzar. Esto a pesar de que muchas de las ideas que se exponían no provenían necesariamente de resultados científicos, pero que en tiempos de incertidumbre de parte de los hombres de ciencia, toman más fuerza.

En el planeta azul, la respuesta estaba en el océano

Mientras esta disputa continuaba, muchos científicos del clima -que de seguro corrieron en círculos al comienzo- buscaban explicaciones físicas para el hiato en el sistema climático (el complejo sistema que considera la atmósfera, hidrósfera, criósfera, biósfera, litósfera, etc.)

La respuesta no vino de encontrar un responsable físico del hiato, si no que del análisis de los datos y la metodología utilizada para determinar esto. Durante el año 2015 un grupo de científicos de la NOAA, liderados por Thomas Karl, concluyeron que la pausa o desaceleración en el calentamiento global nunca existió. Pero, ¿cómo es eso posible?

Tendencia temperatura global. A la izquierda, tendencias observadas con antiguos análisis, incluidos en informe del IPCC en el año 2013. A la derecha, nuevos análisis con corrección de datos. Figura adaptado de NOAA.

Todo fue culpa de la forma en que medimos las temperaturas en los océanos. Los científicos de NOAA descubrieron un error en los registros de temperatura superficial del mar proveniente de boyas y barcos. Este error en las mediciones podría no ser tan relevante, pero en las últimas décadas la cantidad de este tipo de mediciones aumentó, por lo que un pequeño error inicial se convirtió en algo sistemático, “enfriando” los datos de temperatura globales y generando una desaceleración artificial de la temperatura del planeta. Al hacer las correcciones correspondientes, y utilizando nuevas metodologías, Karl y su equipo descubrieron que el hiato desaparece.

No obstante, las tendencias observadas en la temperatura durante el comienzo del siglo XXI no son suficientes para explicar la energía que ingresa y permanece en el sistema climático producto de los GEI, que continúan creciendo. Pareciera como si el planeta, de alguna forma, estuviese calentándose menos de lo esperado.

Una de las hipótesis propuestas es que el exceso de energía está siendo almacenado en el océano profundo, dado que el océano es capaz de almacenar más calor que la atmósfera. Una forma de medir y observar esto es con el contenido de calor oceánico, el que nunca ha parado de aumentar. 

Evolución del contenido de calor oceánico (rojo) y atmosférico (azul). Adaptado de Yan (2016). 

Ahí estaba el calentamiento faltante, la ciencia lo había hecho otra vez, la física se salvaba y toda la teoría del calentamiento global seguía en pie.

Una de las consecuencias positivas que tuvo el hiato, es que con el fin de comprender las explicaciones físicas de su “existencia” permitió mejorar y aumentar las observaciones en el océano profundo (principalmente en la capa entre 0  y 2000 metros), una de las zonas más inexploradas y desconocidas de nuestro planeta.

Mala suerte para ustedes, negacionistas

Esto no se acabó ahí. A medida que más investigaciones se llevan a cabo, continúa apareciendo evidencia en contra del hiato y los negacionistas.

Un nuevo estudio publicado en noviembre 2017, en el que se incorpora una reconstrucción de la temperatura en el Ártico, nuevamente concluye que el aumento de temperatura global no se detuvo durante el periodo 1998-2012, ya que el calentamiento del Ártico se encontraba subestimado producto de la falta de observaciones. Al hacer nuevas interpolaciones de datos (completar con información donde antes no había) encontraron que es mayor el aumento de la temperatura global durante dicho período.

Muchas de las tendencias que se muestran en diferentes estudios dependen del período que se evalúa, por lo que es normal que las conclusiones obtenidas sobre un tema o variable puedan cambiar con el tiempo, sin embargo, en relación al cambio climático siempre será mejor contar con las series de observaciones más largas posibles y que hayan sido evaluadas y corregidas.

En ciencia, las aseveraciones son verdaderas hasta que se demuestre lo contrario. No está mal que aparezcan nuevas hipótesis y se postulen conclusiones que vayan en contra de la sabiduría general. Sin embargo, es importante responder con humildad y saber aceptar cuando la evidencia y la experimentación va en contra de nuestros conocimientos previos. 

Escrito por: Ricardo Vásquez. Edición: Diego Campos. Periodista: Paz Galindo.

Información de esta publicación

  • IPCC (2013), Climate Change 2013: The Physical Science Basis. Contribution ofWorking Group I to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change, Cambridge Univ. Press, Cambridge, U. K, 1535 pp.
  • Yan, X.-H., T. Boyer, K. Trenberth, T. R. Karl, S.-P. Xie, V. Nieves, K.-K. Tung, and D. Roemmich (2016), The global warming hiatus: Slowdown or redistribution?, Earth’s Future, 4, 472–482.
  • Karl, T. R., A. Arguez, B. Huang, J. H. Lawrimore, J. R. McMahon, M. J. Menne, T. C. Peterson, R. S. Vose, and H.-M. Zhang (2015), Possible artifacts of data biases in the recent global surface warming hiatus, Science, 348(6242), 1469–1472.
  • Jianbin Huang, Xiangdong Zhang, Qiyi Zhang, Yanluan Lin, Mingju Hao, Yong Luo, Zongci Zhao, Yao Yao, Xin Chen, Lei Wang, Suping Nie, Yizhou Yin, Ying Xu and Jiansong Zhang (2017): Recently amplified arctic warming has contributed to a continual global warming trend, Nature Climate Change 7, 875–879, 2017.

Información Adicional

Ricardo Vasquez

Meteorólogo, perteneciente a la Oficina de Cambio Climático de la Dirección Meteorológica de Chile.

You may also like...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *